No pudo ser mas emotiva la boda que Denise y Javier celebraron en Loiu este pasado 10 de septiembre.

La cosa comenzó emocionante la noche antes, en una jornada ajetreada y agotadora en un spa de Castro donde Denise, junto con su inseparable (y amplio) equipo de Damas de Honor, comenzaron los preparativos para estar impecables al día siguiente. La noche acabó bien, aunque mas bien no sabemos si en algún momento acabó.

Tras ser recogidas por una reluciente limusina, Denise (junto a su inseparable troupe) se dirigió, un poco mas nerviosa ya, al encuentro con su futuro marido, Javier, que tampoco es que esperara muy relajado que se diga.

La ceremonia fue emotiva, con varios momentos en los que las lágrimas florecieron en todas las bancadas por igual.

Después ya llegó el momento de relajarse para todos, con una fiesta muy divertida en la que no faltaron los ritmos latinos, como no podía ser de otra manera. En el ambiente se respiraba una gran camaradería entre los diferentes invitados y familia y fué un día especial y mágico, por el amor que flotaba en el aire.

 

 

Hemos esperado hasta este otoño para que, esta pareja tan bonita que forman Denise y Javier se den un paseo por uno de los parajes naturales mas espectaculares que tenemos en Bizkaia, el Hayedo de Otzarreta, y allí hacer una sesión post-boda romántica y divertida, en la que algunos hemos acabado subiéndonos a los árboles y otros tirados en ese suelo mullido de hojas, tan agradable si no fuera por que estaba realmente empapado. Denise y Javier se comportaron como unos verdaderos profesionales de la moda, posando divertidos y desenfadados, ya sin los nervios del día de la boda.

Ha sido un placer trabajar con Denise y Javier y se han portado de maravilla con nosotros. Gracias por confiar en InWedding.

Por favor, no os comáis a las pobres perdices, pero ser muuuuy felices.

 

 

Por Manu Cordero

La boda de Denise y Javier